martes, 6 de septiembre de 2016

LIBERACIÓN


LIBERACIÓN

Ella siempre se sintió fea... inutil...sin derecho a que nadie la quisiera; y es que su propia madre la convenció de todo ello. No era facil para ella relacionarse con los demás, ya que su autoestima estaba por los suelos. Siempre caminaba con la cabeza baja, y no se atrevia a mirar a nadie.
Asi se sintió durante casi toda su joven vida. Los malos tratos continuaban y nunca terminaban. En el trabajo la exigian demasiado y ella daba eso y más, con tal de tener contenta a la gente de su alrededor.
No tenia grandes amigas, solo conocidas, compañeras de trabajo. En el trabajo era en el unico lugar donde se sentia un poco más valorada y segura de si misma, pero cuando llegaba a casa comenzaban las malas palabras, los insultos, los abusos...
Asique un dia, decidió tomar sus pocas pertenencias y marcharse lejos. Tenia algunos ahorros y pensaba que la llegarian para vivir unos cuantos meses mientras encontraba un lugar donde vivir y encontrar un trabajo digno. Llevaba varios años trabajando en un restaurante y se la daba muy bien.
Y llegó el dia, se despidió de sus compañeras de trabajo y tomó el tren que la llevaria lejos. Ya tenia pensado su destino.. Iria a un lugar con mar. La habian hablado de un pequeño pueblo en la costa mediterranea donde podria alquilar un pequeño apartamento barato. Además era un pueblo turistico donde habia muchos restaurantes, donde seguramente encontraria algo donde poder trabajar.
El viaje fué largo pero al final llegó a aquel precioso pueblo, el cual, seguramente seria su hogar durante algun tiempo.
Cuando llegó a su destino, una pequeña inmobiliaria con la que habia hablado antes de salir de su ciudad, y la mujer que la recibió la llevó hasta el apartamento donde viviria a partir de ahora. Pagó el adelanto del alquiler, y se despidió de la mujer que la habia acompañado.
Ahora estaba sola, pero nadie la gritaba... nadie la insultaba. Ahora era dueña de si misma y sabria cuidarse.
Abrió su mochila y sacó el bocadillo que la quedaba. Se lo comió para cenar, y despues se tomó un café. Al dia siguiente tenia mucho que hacer... comprar comida y después comenzaria a recorrer todos los bares y restaurantes del pueblo para buscar trabajo.
Durmió toda la noche del tirón, y al amanecer, se  levantó, se duchó, desayunó un café con leche y se dispuso a salir.
Lo primero que hizo fué ir al supermercado y compró fruta, verduras, leche etc, y después de llevarlo a casa, se dispuso a salir a buscar trabajo.
No tuvo que caminar mucho. En el segundo restaurante que visitó, necesitaban una cocinera. La contrataron al momento. El dueño del restaurante era un joven bien parecido,  mas o menos de la misma edad que ella. La cayó bien... Pensó que se llevaria bien con  su nuevo jefe.
Quedaron para el dia siguiente. Y ella se sintió valorada por primera vez. Pensó que a partir de ahora, era libre... que a partir de ahora seria diferente.. a partir de ahora su vida era suya solamente y por primera vez, sonrió con alegria. El saber que iba a ver el mar cada amanecer, que iba a escuchar el sonido de las olas cada noche al ir a dormir... esas pequeñas cosas, que para ella eran tan grandes, la estaban empezando a hacer feliz... 
Las lágrimas de dolor habian terminado... Olvidaria a los que la destruyeron, y ahora construiria su vida ella sola... feliz... y quien sabe si en este lugar tan maravilloso encontrará a alguien especial con quien compartirlo todo..
Y es que nunca se debe perder la esperanza... Tenemos que alejarnos de quienes nos dañan, aunque sean nuestras propias familias. A la familia nos la imponen y a veces es una bendición y otras una maldición... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog