lunes, 13 de junio de 2016

NOSTALGIA


NOSTALGIA

Estaba ensimismada en la libreria más bonita de su ciudad. Casi todos los dias la visitaba para saber si habian llegado nuevos libros; ella era una enamorada de la lectura y no podia vivir sin sus amados libros.
Aquel dia no era un dia más... era un dia que cambiaria su vida, y ella aún no lo sabía. Llegó a la libreria sobre las cinco de la tarde y como siempre comenzó a mirar las estanterias de nuevos libros.
De repente, escuchó la puerta... alguien entró, pero ella no le puso ninguna atención. Supuso que seria algun cliente.
Al momento escuchó su nombre, y se volvió hacia la persona que la nombraba.
¡Dios Santo!... Era él... y hacia más de veinticinco años que no lo veia. Su amigo del alma,su primer amor... a quien perdió la pista cuando él se fué a trabajar al extranjero. Recordó las lágrimas de ambos cuando se despidieron... Recordó las promesas que ambos se hicieron en aquel momento, cuando no contaban más de dieciocho años. Eran unos niños, y se amaban, pero la distancia los alejó demasiado, y cada uno hizo su vida. 
Ella se casó... tuvo hijos... se separó... y ahora estaba sola. Las chicas hicieron su vida y se marcharon fuera de la ciudad, a muchos kilometros. Solo las veia una vez al año, por Navidad, y hablaban por telefono cada semana. Ella ahora estaba sola, con sus libros, con sus lecturas y sus sueños.
Y aqui estaba él... más guapo que nunca con cuarenta y tres años. Ella se quedó impactada cuando lo vió. Lo reconoció al instante.
Él se acercó y la tomó la mano... se la besó y después la dió un beso en la mejilla. Ella lloró... Él la tomó del hombro, y salieron fuera. Pasearon hasta el parque, sin decirse nada. Sólo se miraban... y sonreian, ambos con lágrimas en los ojos... pero ahora las lágrimas eran de felicidad.
Se sentaron en un banco del parque, y hablaron.. y hablaron... Se contaron toda su vida... y ambos coincidieron en que aún se amaban.
Aquel amor de adolescencia, no habia muerto. Y es que cuando las almas gemelas se encuentran, ni la distancia ni el tiempo matan el amor.
A partir de aquel dia, no volvieron a separarse.
Y hoy, al cabo de muchisimos años juntos... aún se miran como el primer dia.
Viven en una residencia, y no olvidan ese amor que nació en la adolescencia. Saben que cuando se vayan de aqui, seguirán juntos eternamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog