viernes, 13 de noviembre de 2015

EL BOSQUE


EL BOSQUE
Es domingo. Esmeralda se ha despertado tarde. Hace frio fuera, y llueve... No tiene ganas de salir. Hoy no visitará su mar .. su playa... Está triste, como casi siempre...
Ha decidido pasar el dia limpiando la casa, aunque aún está un poco perezosa, pero al fin se anima y se sienta en la cama. Siente frio, y se abriga con una bata de invierno.. Se mira al espejo y por unos momentos se siente guapa... Sus verdes ojos hundidos hoy tienen un brillo especial... incluso sonrie al verse reflejada... 
Hoy recuerda momentos mágicos siendo niña, cuando su hermana mayor la llevaba al bosque y corria como loca tras los pajarillos deseando tener alas al igual que ellos y poder volar lejos...
De repente, sintió algo extraño en su cuerpo, un ligero mareo que se convirtió en un mareo fuerte que la hizo tumbarse de nuevo en la cama... Sintió que todo la daba vueltas en la habitación... Sintió que volaba... sintió que atravesaba el espejo y después de volar un buen rato a traves de un tunel que tenia los colores verdes, ocres y dorados, llegó a lo que parecia un bosque increible... A Esmeralda la encanta el bosque, pero este bosque es especial; 
Es verde, muy verde pero un verde tan intenso que la daña los ojos... La cuesta un buen rato acostumbrarse a este color, pero al fin consigue abrir bien los ojos, y lo que ve, la llena de felicidad...
Hay una niña sentada en el tronco de un arbol abrigado con un precioso manto de musgo... La niña está de espaldas tocando lo que parece ser una flauta preciosa de color dorado... Parece de oro... La niña tiene una larga melena y dos hermosas alas que salen de lo alto de su espalda...
Está tocando una melodia hermosisima, que traslada a Esmeralda a mundos maravillosos y a recuerdos felices...
Esmeralda sigue observando a esta pequeña niña mágica que está tan ensimismada en tocar su melodia, que no se da cuenta de que Esmeralda está trás ella...
Esmeralda está maravillosamente feliz en este lugar mágico...
Y sigue escuchando la melodia mágica...
Cuando lleva un buen rato observando a la niña, comienzan a salir unos pequeños seres por debajo del arbol donde está la niña sentada...
Son pequeños gnomos vestidos todos con pantalones azules y camisas rojas con botas  marrones... Mientras van saliendo todos en fila, comienzan a acompañar la música de la niña con dulces cantos...
Esmeralda sigue mirando maravillada...
Ahora ve como de las ramas del arbol salen volando unos pequeños seres alados... unas preciosas ninfas del bosque acompañadas de un ejercito de mariposas multicolores...  que bailan y bailan en el aire siguiendo las notas musicales de la niña...
Esmeralda llora de felicidad... No se puede ser más feliz...
Y mientras los gnomos cantaban y las ninfas y mariposas bailaban , Esmeralda no se dió cuenta de la persona que acababa de aparecer, ya que estaba hipnotizada con aquella música y aquellos seres fantasticos a los que estaba mirando con tanta admiración...
Esa persona era un ser extraño y maravilloso, ya que apareció casi de la nada, envuelto en un halo dorado...
Cuando Esmeralda al fin lo vió.. se le nublaron los ojos por tanta belleza...
Era un bellisimo elfo... rubio con una mirada azul intensa que recordaba al mar de Esmeralda...
Cuando vió a Esmeralda la sonrió... se acercó a ella y la tomó de la mano... la llevó ante la niña que tocaba la flauta, la tomó de la cintura y comenzó a bailar con ella...
Esmeralda se dejó llevar... apoyó su cabeza en el pecho del hermoso elfo y bailó y bailó... 
Nunca supo el tiempo que pasó en los brazos de ese maravilloso ser, que tenia el aroma de la canela en su cuerpo...
De repente... notó como el bello elfo se separaba de ella... y se iba alejando igual que habia llegado...
Se fué perdiendo en el inmenso bosque, y Esmeralda se quedó alli... hipnotizada por él... escuchando la dulce melodia que la niña tocaba...
Y cuando miró a la niña a los ojos... cuando se miraron las dos frente a frente, Esmeralda se dió cuenta de que aquella niña era ella cuando era pequeña y su hermana la llevaba al bosque... 
Recordó que ese ser que la habia abrazado, también lo habia hecho cuando era una pequeña niña... 
Ambas se sonrieron... la Esmeralda de ahora y la de antes...
y se abrazaron... cerrando ambas los ojos...
Esmeralda despertó en su cama y en su cuerpo sintió el aroma a canela del bello elfo y sonrió...
Se levantó de su cama y desayunó, para depués coger el coche y salir hacia su amado bosque con la esperanza de volver a encontrarle... 
porque se habia enamorado, y deseaba perderse en el bosque mágico que tanto recordaba ....

2 comentarios:

  1. Dulce y encantador relato. Un mágico y verde bosque en el cualquiera desearía perderse... y encontrar un elfo rubio, claro! jjeje Muy bello Hechicera! Mi cariño envuelto en un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Zeltia!!! Agradecida por tu comentario y compañia. Mi cariño y mi abrazo de vuelta para ti!!!

    ResponderEliminar

Archivo del blog