viernes, 13 de septiembre de 2013

UNA EXPERIENCIA INCREIBLE


              UNA EXPERIENCIA INCREIBLE
Os voy a contar una experiencia que tuve hace años, en una noche de verano . Yo estaba en mi cabaña, acomodada en el sofa viendo la television. De repente, a traves de la ventana vi un haz de luz que me cegó. Eran las once menos cuarto de la noche, ya era noche cerrada. La luz que cegó mis ojos seguia ahi, junto a mi ventana. Yo estaba paralizada, asustada, sin saber que hacer, hasta que la luz poco a poco fué perdiendo fuerza, aunque no se apagó del todo.
Entonces, fué cuando pude levantarme del sofa y salir a la calle. Vivo al lado de un frondoso  bosque y no hay mas viviendas por aqui.
Como decia, sali a la calle. La luz seguia alli iluminando mi ventana pero ya estaba casi apagada.
Cuando sali a la calle, entre tantos arboles, miré hacia el cielo, ya que la luz dejaba una huella que venia de arriba, del cielo, y lo vi....
Era grandiosa!!!! una gran nave, pero una extrañisima nave, creo que era de otro mundo porque nunca habia visto nada igual.
Cuando quise darme cuenta estaba dentro de la nave.
Me recibió un ser bellisimo, era un hombre rubio de mas de dos metros de altura. Yo soy bastante alta y tenia que mirar muy hacia arriba porque era altisimo.
El hermoso ser me recibió con una gran sonrisa y me tomó de la mano.
Ah!! se me olvidaba... el bello ser vestia una especie de mono hasta el cuello... era de un azul brillante bellisimo y unas botas altas doradas. Su pelo era larguisimo hasta la cintura y de color dorado oscuro.
Como dije antes, me tomó de la mano y me enseñó la nave.
Me hablaba mentalmente y yo a el tambien. Nos entendiamos a la perfección.
Cuando llegamos a uno de los recintos de esa nave, salieron cinco personas mas a recibirnos. Eran tres mujeres y dos hombres, más el que me acompañaba a mi. Una tripulacion de seis, al menos es lo que yo vi.
Todos me sonrieron cariñosamente. Lo ultimo que recuerdo es que me tumbaron muy suavemente en una especie de cama alumbrada con una enorme luz.
Desperté en mi cama, recordando todo lo que habia vivido pero no recordaba nada de lo que habia ocurrido despues de que me tumbaran en aquella enorme cama o camilla.
Lo que si sé, es que desde aquella noche no volvi a tener aquellos horribles dolores del trigemino. Nunca mas tuve que tomar los medicamentos porque no volvi a tener ni un dolor. Creo que ellos me curaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog