lunes, 5 de septiembre de 2011

ES TARDE YA..




ES TARDE YA...
Sinceramente... no la esperaba...
No esperaba esa carta que me llegó esta mañana. Era un paquete certificado. Cuando el cartero me llamó para que le firmase el aviso de recibo, no me podia creer lo que leia en el remitente.
Eras tu.... la persona que más daño me ha hecho en la vida... la persona que me repudió y no me dejó dar ninguna explicación... la persona que creyó todas las acusaciones hacia mi persona... la persona que prefirió creer a mi mayor enemiga antes que a mi...
Yo no hubiera hecho eso contigo, pero tu me destrozaste... hiciste jirones mi alma... y me dejaste en la mas absoluta de las miserias  psicologicas.
Tenia un buen trabajo, el cual, casi pierdo por culpa de mi depresion... La impotencia que sentia al no poder hablar contigo... explicarte que todo era una burda trampa para separarte de mi... para que tu me aborrecieras...
La maldad de tu madre no tiene limites.... ella siempre estuvo en contra de nuestra relacion, y asi me lo hizo saber demasiadas veces. Incluso me amenazó con hacer lo que hizo, si yo no te dejaba. Ella queria que yo te abandonase para asi, sentirse aun mas fuerte, para demostrarte que yo no te queria, pero me negué, porque te amaba con toda mi alma.
Entonces ella se inventó lo del robo de sus joyas. En realidad no sé lo que hizo con ellas. Tenia un fortunón entre collares de oro y piedras preciosas, anillos etc... todo herencia de su abuela para ella, con la condicion de que se lo donara a su hijo el dia que se casara. Pero eso no podia permitirlo. Entonces se inventó lo del robo. Ella jamás le regalaria las joyas a una mujer de fuera de la familia. No sé que hizo con ellas, ni donde las escondió o a quien se las dió para que se las guardase... no lo sé.... 
Y tu... la creiste...
Cuando ambos dos os presentasteis en la que iba a ser nuestra casa despues de casarnos, me acusasteis de robar. Ella me decia que me habia visto llevarme las joyas de vuestra casa. Yo no pude reaccionar... solo te decia que no era cierto, que ella me habia amenazado con hundir nuestra relacion y ahi lo tenias... ella lo estaba haciendo.
Tú estabas ciego de ira conmigo, y ella se sonreia maliciosamente... me miraba como diciendome que me habia ganado... Su risa maliciosa se me clavó en el pecho como una espada que aun duele.. aun quema...
Todos estos años añorandote.... soñandote.. pidiendole a Dios que la verdad saliese a flote y hoy... en esta carta tuya....
¡Oh Dios mio!
¡Es tan tarde ya!
Una carta con aroma a jazmin.... una rosa roja que parece recien cortada... y en la carta me dices que tu madre ha fallecido y te ha contado toda la verdad..
Me dices que fuiste un estupido por haber creido aquella historia tan absurda, por haber puesto a tu madre por encima de mi, aun sabiendo que ella me odiaba..
Me pides regresar... me dices que me sigues amando... pero yo....
Yo...
Ya no siento lo mismo por ti. Tu actitud de aquel dia me dejó destrozada... Pasé varios años llorando sin consuelo... Estuve a punto de perder mi trabajo si no llega a ser por mi jefa, que es una gran persona y una gran amiga. Ella me invitó a vivir en su casa mientras estuviera enferma... ella me llevó al medico... ella solicitó mi baja... y asi enferma... estuve las de dos años... Mis depresiones iban cada vez a mas, hasta que poco a poco fui mejorando... y regresé de nuevo a mi puesto de trabajo. 
Segui viviendo con Elena, hasta que pude ahorrar para comprarme una pequeña buhardilla, la cual fui adornando poquito a poco con la ayuda de Elena.
Los veranos los pasabamos en el pueblo donde ella habia nacido, con toda su familia que me trataron como una mas.
Pero yoi no conseguia olvidarte... siempre soñaba que volverias... pero hoy.. que has vuelto.. o que deseas volver... mi corazon se ha cerrado para ti. No pienses que he dejado de amarte... no... pero tu debil personalidad no es compatible conmigo... me he ido dando cuenta con el paso del tiempo...
Con esta carta de vuelta a ti... te devuelvo tu carta y la flor...
No deseo saber nada mas de ti Alfonso... porque es muy tarde ya... Han pasado diez años... tengo treinta y cinco y no pienso desperdiciar mi vida con ningun hombre... ni siquiera contigo a pesar de lo que por ti siento...
No vuelvas a llamarme... ni a escribirme...
porque tu tiempo terminó el mismo dia que tú y tu madre me destrozasteis para siempre.
Deseo que seas feliz... que encuentres alguien a quien hacer feliz sin hacerla daño... pero a mi ... olvidame...
Es tarde ya... es muy tarde ya....


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog