miércoles, 23 de junio de 2010

ANGELA



ANGELA

La vida habia sido demasiado dura con ella; y aún lo seguia siendo. A sus sesenta años aún la quedaban lagrimas para llorar. No podia ni queria soportar tanto dolor pero ahi estaba... recordando aquella vida terrible que la habia tocado vivir desde los catorce años. En plena guerra civil, su padre habia sido apresado por las tropas Nacionales, y fusilado, sin tener ninguna vinculacion politica. Era un trabajador honrado, el cual se levantaba antes de amanecer para trabajar el campo y criar a sus seis hijos. Angela era la mas pequeña. Cuando supo que su padre habis sido asesinado como tantos otros inocentes, se la cayó el mundo encima.
Su madre con ella y junto a sus cinco hermanos tuvieron que salir de la que habia sido su casa desde que nacieron para irse a vivir con su abuela a un pequeño pueblo alejado de su hogar. Eran tan pobres que tuvieron que dedicarse a pedir limosna por las calles. Asi unos acabaron en la carcel por robar y otros con mas suerte encontraron un trabajo y pudieron sobrevivir aunque fuese malamente, pero la pobre Angela, con catorce años y siendo la mas pequeña y la mas unida a su padre, estaba destrozada.
Encontró trabajo en casa de unos señores ricos como criada. Se encargaba de limpìar la casa, de cocinar etc.
Los señores tenian un hijo, el cual se encaprichó de Angela. La sedujo y a pesar de que ella, aun una niña se resistió, ún dia él la abordó en casa, estando los dos solos, porque los señores habian salido de viaje por unos dias. Angela estaba enamorada del chico, pero sabia que él no la queria. Solo deseaba pasar un rato con ella para despues dejarla. No era la primera ni la ultima chica de seervir que caia en manos del señor o del hijo.
Aquel dia no pudo resistirse. El la acosaba a cada momento y en cualquier lugar. Angela lo amaba en secreto, y no podia ni queria resistirse mas. En principio dejó que él la besara. No pensaba que llegarian a mas. Sus besos la hicieron llegar al cielo. Estaba tan enamorada de aquel chico, un chico muy atractivo para su gusto, y al final se dejó llevar por él. Ella nunca habia hecho el amor. Ese dia seria el primero, perderia su virginidad pero amaba a Ricardo y se dejó hacer. Hicieron el amor durante toda la semana que los señores estuvieron fuera. Era maravilloso despertar en sus brazos. Angela se sentia feliz, y enamorada. Una niña enamorada de su primer amor. Ricardo solo queria jugar con ella. Ademas tenia otra chica con la que salia los fines de semana.
Cuando los señores regresaron, Ricardo dejó de buscar a Angela. Ya no le interesaba porque tenia lo que queria. Presumia de su hombria con los amigos, de haber desvirgado a Angela, y todos se reian de ella cada vez que Angela salia a la calle. Ella no imaginaba que Ricardo la critiaba asi a sus espaldas, porque ella era buena, inocente y amorosa. No podia concebir que los demas no fuesen como ella, aun y a pesar de saber lo que habian hecho con su querido padre en aquella guerra injusta.
Cuando habian pasado tres semanas desde que Angela se hubiese entregado a Ricardo, comenzó a sentirse mal... tenia mareos.. nauseas, incluso un dia comiendo se desmayó en la cocina. La señora llamó al medico, el cual certificó que Angela estaba embarazada. La señora la preguntó que de quien era el bebé y la pobre niña dijo que era de Ricardo. El lo negó.. dijo que nunca habia estado con ella; ademas tenia a su novia con la cual debia casarse porque estaba embarazada. Angela se quedó helada, las habia dejado embarazadas a las dos a la vez, y el se casaria con otra. Su mundo se derrumbó en aquel momento, y aun más cuando la señora la dijo que debia abandonar la casa, porque una mujer soltera y embarazada era una cruz para cualquiera, y si encima no sabia quien era el padre, aun mas. La tacharon de fresca y la echaron sin contemplaciones.
Y asi, con catorce años... sola, embarazada y sin tener adonde ir, deambuló por las calles durante dias. Cuando se la terminó el poco dinero que tenia, ya no pudo llevarse nada que comer a la boca. Pensó que debia pedir ayuda a su madre o a alguno de sus hermanos mayores. Uno de ellos estaba casado y trabajaba. quizas podria acogerla durante el embarazo y ella a cambio ayudaria en casa. Asi fué como su hermano se apiadó de ella y la recogió, no sin antes humillarla y llamarla de todo lo peor por lo que habia hecho.
Angela trabajaba con su hermano en el campo, y tambien ayudaba a su cuñada en la casa. La tenian practicamente como a una cenicienta pero era lo que habia. Cuando llegó la hora de dar a luz, lo hizo en casa, sin matrona, sin nada, ella sola tuvo al niño.
Cuando el bebé tenia tres meses, Angela decidio que era hora de trabajar, asique le pidió a su madre que le cuidara al niño durante las horas que ella trabajaba. Encontró varias huertas que cuidar y asi fué sacando algo de dinero para poder mantener al niño, mientras el padre del niño, que era rico ni siquiera se habia dignado a preguntar por él.
Angela se partia las espaldas trabajando en las huertas para sacar unas pocas pesetas. No tenia casi ni paera comer, y su madre tampoco, ya que vivia de la bondad de los vecinos, de las ayudas que la daban, comida etc, pero no era bastante. El bebe necesitaba ropa y aunque ella la compraba de segunda mano, era casi imposible sobrevivir asi.
Una amiga la habló de prostituirse y de que al menos ganaria algo mas que en las huertas. Angela se negó en rotundo a esa humillacion pero con el paso del tiempo se dió cuenta de que era la unica alternativa que tenia.
Con un añito, decidió ingresar a su bebé en un colegio interno. Debia de pagar mucho dinero al mes para que nadie se lo arrebatara. Amaba a aquel ser que habia nacido de sus entrañas. Queria lo mejor para él asique se decidió a prostituirse para poder sacar a su hijo adelante.
Asi pasaron los años, y aquel chico fué creciendo. Amaba a su madre. No sabia a que se dedicaba ella. Solo sabia que ella lo queria con locura, que lo visitaba cada fin de semana y siempre le llevaba regalos. Estuvo en aquel colegio interno hasta los dieciocho años que salió con estudios. Habia sacado unas estupendas notas y ahora podia ejercer de maestro en algun colegio. Encontró trabajo en un pueblo bastante alejado de donde su madre vivia. Angela casi se alegró de que se fuera lejos, ya que ella no queria que el chico supiera a que se dedicaba ella.
Cuando el chico salio del colegio, y Angela ya no tuvo que pagar mas facturas, decidió dejar la prostitucion, y con unos pequeños ahorros que tenia, montó una pequeña tienda de comestibles, la cual la iba de maravilla.
Con treinta y tres años, la vida habia sido demasiado dura con ella, pero ahora que veia a su hijo con un futuro prometedor estaba orgullosa de si misma, de lo que habia conseguido a pesar de tantos años de prostituta en los cuales se habia sentido vejada y humillada por muchos de sus clientes. Ahora estaba liberada.
Pero lo bueno la duró poco. Un fin de semana su hijo fué a visitarla y la dijo que alguien le habia contado lo de la prostitucion. Ella se quedo helada. No queria que su hijo supiera nada de eso, para que no se avergonzara de ella, y ahora lo sabia. Ella no lo negó. Le contó su historia y porque se habia dedicado a la prostitucion para sacarlo adelante. El chico la miró con odio, con asco... Y a ella se le cayó el mundo encima. Su hijo..su amado hijo por quien tanto habia luchado la estaba diciendo que se olvidase de él, que no queria saber nada de ella, que no lo buscara mas, porque para él habia muerto.
Y se fué...
Jamas volvió a saber de él.
Angela se quedó sola... herida y se sintió morir al ser despreciada por su propio hijo....
Y asi.. a la edad de treinta y cuatro años, se quedó sola. Nadie de su familia quiso saber de ella cuando supieron a que se dedicaba... Ahora estaba sola y asi seria para siempre.
La vida continuó pasando y llegó a sus sesenta años recordando aquella vida tan dura y tan amarga... recordando a su padre y como se lo habian arrebatado... recordando a su madre que habia muerto de cancer a una edad temprana.. a sus hermanos y hermanas que no la querian... pero ella estaba ahi... haciendo frente a todo... con sus recuerdos... con su vida... No se arrepentia de nada porque lo que habia hecho, habia sido para que su hijo tuviese una vida mejor que la suya, y lo habia conseguido. Si él no se lo agradecia, ella no podia hacer nada....
Y asi siguió... viendo pasar la vida... trabajando... y esperando a que su hijo volviese a ella... pero eso jamas ocurrió... Con setenta y dos años, Angela expiró sin volver a ver a su amado hijo, el cual, cuando supo del fallecimiento de su madre, ni siquiera acudeió a su entierro. Era tal la verguenza que sentia por ella que la despreció hasta el ultimo dia de su existencia....

Archivo del blog