viernes, 17 de diciembre de 2010

EL VISITANTE NOCTURNO


EL VISITANTE NOCTURNO

Eran las dos de la madrugada cuando me acosté. Habiamos llegado a aquella cabaña pasadas las nueve de la noche, y mientras encendimos la chimenea y nos dispusimos a cenar se nos hizo bastante tarde.
A las dos de la madrugada estabamos exhaustos, tanto por el largo viaje que habiamos hecho desde La Coruña hasta la serrania de Cuenca. El paraje era precioso. Lo habiamos localizado por internet, y alquilamos aquella vieja cabaña en medio del bosque, cercana a una enorme cascada de casi cincuenta metros de caida.
Aún no la habiamos visto; pensabamos ir a visitarla al dia siguiente, con las mochilas, los bocatas, las bebidas, etc.
Habia que caminar un rato, no mucho ya que no estaba muy lejos pero nosotros pensabamos dar un gran rodeo por el bosque para disfrutar de la naturaleza a tope.
Como digo, a las dos estabamos todos supercansados.
En la unica habitacion que habia, teniamos dos camas enormes, donde al menos cabian tres personas en cada una. Loli y Javier se acostaron en una y Samuel y yo en la otra.
Yo, que tengo el sueño bastante ligero, y me cuesta mucho dormirme, vi como todos mis amigos se quefaban dormidos mientras yo aún seguia despierta.
Eran ya más de las tres de la madrugada y yo aún tenia los ojos como platos. No podia dormir, y como no queria despertar a Samuel, me levanté y me recosté en el sofá al lado de la chimenea que en esos momentos ardia con ganas.
La casa estaba caliente a pesar de que fuera hacia muchisimo frio. El termometro habia caido en picado, y de dieciseis grados que habia cuando llegamos, ahora estaba en dos grados.
Me quedé pensativa mirando las llamas de la chimenea, hasta que poco a poco me quedé dormida.
No sé cuanto tiempo estuve asi, dormida, pero de repente desperté hy noté como alguien acariciaba mi cuerpo desnudo. Pensé que seria Samuel, que habia despertado y queria hacerme compañia. Yo no abri los ojos y me dejé hacer.
Sus caricias eran diferentes a otras veces; hizo que me estremeciera de pies a cabeza. Sus besos eran ardientes y tentadores, y me elevaban hasta el septimo cielo.
Cuando comenzó a penetrarme, no podia creerme las sensaciones que estaba teniendo.
Jamás me habia ocurrido eso antes. Yo com Samu disfrutaba mucho en la cama pero aquello que me estaba haciendo era algo fuera de lo normal, algo entre mágico y salvaje, con una fuerza sexual sobrecogedora...
Yo segui con los ojos cerrados y dejandome hacer.
Jamás habia sentido tanto placer en una relacion...
Jamás me habia sentido tan deshinibida, y tan comoda como en aquellos momentos. Pensé que era el lugar... el calor de la chimenea.. la magia del bosque... no sé... pero estaba pletórica y feliz como nunca lo estuve...
Las sensaciones eran fantasticas.. creo que llegué a disfrutar en una sola noche más que en todos los años que llevaba con Samu... y Samu seguia y seguia sin parar provocando que me retorciera de placer...
Al final cuando ya no pude mas, abri mis brazos e intenté abrazarlo pero...
no podia tocarlo a pesar de que lo sentia dentro de mi y seguia haciendome disfrutar...
Abri los ojos y no vi a nadie... aun y a pesat de que aun lo seguia sintiendo dentro...
Me asusté de tal manera que me deshice de "aquello", que no sabia lo que era, y me levanté sudando y llorando...
Alli solo estaba yo...
nadie más...
Me asomé a la habitación y mis amigos estaban dormidos como angeles. Y yo... ¿que habia estado haciendo yo?...
¿quien era ese ser que me tomó y me hizo disfrutar como nunca lo habia sentido?...
No sé quien es.. pero...
Desde aquel dia viene cada noche a mi cama...
me toma...
aunque yo no quiera... pero me hace sentirme una mujer más que viva... Soy feliz en sus brazos , con su presencia invisible pero sintiendolo completamente en mi...
He roto con Samu, porque soy incapaz de contarle esto, ya que no me creeria o me tomaria por loca....
Ahora vivo para mi trabajo y mi "amante nocturno", el cual me hace feliz todas las noches.....




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog