lunes, 16 de noviembre de 2009

RAQUEL

RAQUEL


Era un jueves por la tarde. Yo habia salido a tomar el aire y estuve paseando por la ciudad durante casi dos horas. A ultima hora de la tarde llegué al parque situado muy cerca de mi casa. Alli me senté a observar como los niños jugaban en los columpios y se restregaban por la arena. Se lo pasaban en grande.Yo recordé mis dias de infancia junto con mis compañeras de colegio; saliamos de clase y nos ibamos corriendo hasta este mismo parque en el que yo estaba sentada. Absorta en mis pensamientos no me di cuenta de que alguien se sentaba a mi lado. De repente senti como me tocaban el brazo llamandome. Asi desperte de mis pensamientos. Era una niña preciosa. Lo primero que vi fueron sus ojitos azules. Tendria unos cinco años, no mas; y me preguntaba:¿Cómo te llamas?...yo la sonreí y la dije:Me llamo Maria, y tu?.Ella me contestó: “yo me llamo Raquel y tengo 5 años. ¿Cuántos años tienes tu?.Me quedé mirandola con una sonrisa. Al ver aquella preciosa e inocente carita me senti halagada de que una criatura tan hermosa se hubiera sentado a mi lado para hablarme.“tengo 34 años, la dije.Ella me sonrió y me dijo:“igual que mi papá” ¿y que mes es tu cumpleaños?“En septiembre”, la dije,y ella soltó una gran carcajada“como mi papá”, tambien en septiembre es su cumpleaños”. Ahora esta trabajando en su oficina y en poco rato vendra a buscarme. Yo estoy con la mamá de mi amiga Elisa hasta que papá venga a buscarme. ¿y tu mamá? Le pregunté. Ella me miró con esos preciosos ojitos que parecian el cielo azul y me respondio:mi mamá se fue al cielo el mismo dia que yo naci y desde entonces es mi papá quien se ocupa de mi y me cuida, pero todas las noches hablamos con mamá y la decimos cuanto la queremos y cuanto la echamos de menos.¿Sabes? Papá a veces llora, pero yo no, porque sé que ella esta en el cielo con Dios, y sé que alla es feliz, pero creo que papá llora porque la echa de menos. Tenemos muchas fotos de los dos repartidas por toda la casa, y en todas las fotos se estan besando y abranzando. Papá dice que yo me parezco mucho a mamá, y a veces cuando él cree que yo estoy dormida viene a darme un beso y le siento llorar. No sé como hacer que papá sea feliz.Yo me quedé callada, no sabia que decirle a esa criatura. En verdad era una niña muy valiente y simpatica. Ademas se la veia feliz con el cariño de su papá. En ese momento me maldije a mi misma por estar siempre triste, ya que mi infancia habia sido muy feliz, con unos padres que me adoraban y me lo dieron todo, pero yo no era feliz. Siempre estaba triste y llorosa, y creo que aquella niña se dio cuenta de que yo estaba triste y por eso se acercó a mi.Llevavamos un rato charlando cuando alguien la llamó por su nombre:“Raquel, papá te espera en el coche”.Entonces, ella se levanto del banco, me dio un beso en la mejilla y me dijo:“Hasta mañana, porque mañana volverás verdad?Yo le dije:“Si, claro, tesoro, mañana a la misma hora volveré.”Y la vi alejarse hacia un coche grande de color rojo, del que salió el que yo supuse que era su papá. El me miro y me sonrió y yo tambien a él. Raquel se abrazó a su padre. El la cogio en brazos , y ella me dijo adios con su manita. El la introdujo en el coche y después se alejaron.Yo me quedé alli, inmóvil, incapaz de moverme, y recordando aquel angel precioso que me habia dado tanto cariño en un periodo cortisimo de tiempo, poco a poco fui volviendo a la realidad, me levanté y me fui a casa.Mi casa…. Solitaria. Entré y fui a la habitación. Alli me desvesti y me puse el pijama. Luego fui a la cocina y me preparé la cena. Cuando termine de cenar eran ya las 9 de la noche. Estaba cansada y me tiré encima del sofa a ver tv. En ese momento ponian las noticias, y como no me gustan las noticias de catastrofes, que es lo que mas abunda en el telediario, me puse a hacer zapping hasta que en un canal ponian una película romantica en la que el protagonista era kevin kostner y me puse a verla, pero no me quitaba de la cabeza aquella niña angelical que habia conocido. Solo deseaba que llegase el dia siguiente para poder verla de nuevoAl dia siguiente a la misma hora, sobre las siete de la tarde me llegué al parque y me senté de nuevo en el mismo banco. Raquel no estaba por alli. Yo estaba ansiosa por verla pero no aparecia. Ya llevaba casi una hora esperando, cuando de repente la oi llamarme:“Maria” “Maria”gritaba a lo lejos. La vi que llegaba de la mano de su papá y con cara de haber venido muy deprisa.De repente se solto de la mano del padre, y se dirigio a mi, corriendo. Cuando llegó me dio un gran abrazo y un beso y me dijo:“Pensaba que ya no estarias porque es muy tarde. Papá y yo fuimos al supermercado de compras y por eso hemos tardado tanto, pero aquí estoy como te prometi”Yo la abracé al mismo tiempo y la sonrei. En ese momento llegaba su padre hasta nosotras y me saludó.“Buenas tardes Maria, no sabes cuanto me ha hablado Raquel de ti. La has fascinado”“¿Yo?”…me sonrojé…”pero… si es ella la que me ha fascinado a mi con su cariño y su simpatia”.-“Pues ella tambien esta fascinada contigo.¿que la has dado?-“No lo sé; dije… y me volvi a sonrojar….-Me llamo Miguel”, me dijo con una gran sonrisa, mientras Raquel nos miraba a los dos sonriendo picaramente.-“Hola Miguel, encantada de conocerte. Raquel me habló mucho de ti ayer. Te adora.-“Y yo a ella. Es lo unico que tengo en el mundo, a mi Raquelita. ¿verdad que es preciosa?-Por supuesto, es una niña guapisima, ademas de simpatica y cariñosa.Miguel era un hombre alto, con muy buena planta, my guapo, un morenazo con ojos negros que quitaban el hipo, pero al mirar esos ojos negros, vi una profunda tristeza dentro de ellos y me senti muy triste por él y por Raquel, a la que en un solo dia, la habia cogido un gran cariño.¡Papá!¡papá!dijo Raquel. Quiero que Maria venga a cenar con nosotros a casa. Miguel y yo nos miramos y nos echamos a reir.-“Pues claro. Maria ¿quieres hacernos el honor de venir a cenar con nosotros?-“por supuesto” le dije con una gran sonrisa.“¡Pues vamos! Que aun tenemos que preparar la cena y hoy la prepararemos los tres”.Nos levantamos del banco, y nos dirigimos al coche de Miguel. Yo me senté atrás con Raquel y eso me permitio observar a Miguel sin que el se diera cuenta. Era guapisimo para mi gusto; el hombre ideal que cualquier mujer desea para ella.Llegamos a casa de Miguel y Raquel, una casa en las afueras de la ciudad, desde donde se divisaban hermosas montañas.Tenia un jardin lleno de flores muy bien cuidadas y me pregunté si él mismo se ocuparia de ellas. Como adivinando mis pensamientos me dijo:“Veo que te gusta nuestro jardin. Yo mismo me ocupo de él”“Es precioso, le dije, si, me encanta, y sobre todo este paisaje, es hermosisimo. Teneis una preciosa casa.Entramos en casa y nos despojamos de nuestros abrigos.Miguel dijo:“Vamos a llevar las bolsas del super a la cocina y empecemos a prepararnos una rica cena”.Yo mientras iba entrando en la casa, iba viendo lo que Raquel me habia contado, las fotos de sus papas, una pareja linda que se les veia muy enamorados. Raquel era el vivo retrato de su madre. No me extrañaba nada el que su papá llorase tanto cuando pensaba que ella dormia.Raquel disfrutó muchisimo de la cena, y yo tambien. Eramos felices,reiamos los tres a carcajada limpia y pasamos una tarde noche deliciosa.Ya eran las 9 y media de la noche cuando Miguel le dijo a Raquel que era hora de ir a dormir. Ella le obedeció y se retiro a su habitación. Al poco rato nos llamó a los dos para darnos un beso de buenas noches. Fuimos a la habitación y Raquel me dio un gran beso y me dijo: “hasta mañana”-“hasta mañana princesa” la dije, “que descanses”Luego abrazó a su padre y le dijo tambien hasta mañana. El estaba superorgulloso de esa princesita y se le veia en la cara.Ya era muy tarde tambien para mi, y le dije a Miguel que debia irme, que me llamase un taxi. El me dijo que no, que él me llevaria a casa. Entonces le dijo a Raquel que se durmiese que el regresaria enseguida, y nos fuimos.Cuando llegamos a mi portal, le di las gracias por la cena y me despedi de él con dos besos. En ese momento nuestras bocas se rozaron y se unieron en un timido beso. Los dos nos quedamos helados, sin saber que decir. Yo Sali del coche y me despedi hasta otro dia.Desde la puerta de mi casa, vi como el coche se alejaba y yo tocaba mis labios con los dedos de mi mano intentando conservar ese beso. Un escalofrio me recorrio toda. En ese momento crei que me habia enamorado.Al dia siguiente era sabado, y yo no estaba segura si iba a volver a ver a raquel en el parque. Me levanté muy temprano, me duché y desayuné. Después me puse a recoger y a limpiar un poco mi casa. Me sentia feliz.A media mañana sobre las once y media mas o menos, sonó el timbre del portero. Pensé que seria publicidad, pero mi sorpresa fue grandisima cuando oi una voz infantil que me decia:“Maria, abrenos, soy Raquelita; papá me ha traido porque queremos que vengas a comer y a pasar el dia con nosotros”.Yo no podia creer lo que me estaba sucediendo. Deseaba en lo mas profundo de mi alma estar con esos dos seres maravillosos, y parece ser que Dios me lo habia concedido. Abri la puerta para que subieran.Cuando llegaron, Raquel me abrazó cariñosamente y yo a ella.Miguel me dio dos besos y me sonrió.“Pasad” les dije. “Enseguida estoy preparada.Me vesti en un santiamén, me puse unos vaqueros, un jersey, las botas y la cazadora vaquera y me solté mi larga melena negra.Cuando Sali, Miguel me dijo lo guapa que estaba, y Raquel me volvio a abrazar.Salimos, nos subimos al coche y Miguel puso camino de por medio. Tardamos mas de una hora en llegar a un lugar hermosisimo, un paraíso verde en medio de unas montañas.Alli a lo lejos se veia una gran casona a la cual nos acercamos. De repente se abrio la puerta y salio una pareja de edad, ya mayores. Raquel corrio hacia ellos y les abrazó a los dos:“Abuelitos, ya os he hablado de Maria, queria que la conocierais, es mi amiga y la quiero mucho”“Si, querida niña, ya sabiamos que vendriais. Tu papá nos lo dijo. Os hemos preparado una comida deliciosa”“Abuelo”, dijo Raquel “llevamos a ver a los caballos”“Vamos, dijo el abuelo”. “Hola Miguel, hijo mio, como estas?”Hola papá, dijo Miguel, muy bien.“Vayamos a ver los caballos mientras es la hora de comer.Nunca disfruté tanto como aquel dia en la granja de los abuelos de Raquel. Miguel me comentó que la niña deseaba vivir alli pero con los horarios del colegio era imposible, pero que en las vacaciones siempre se quedaban en la granja porque era su vida. Ademas, en el trabajo de Miguel no era indispensable y por eso tenia mucho tiempo libre y podia trabajar desde casa.Ya era de noche cerrada y todos habiamos disfrutado muchisimo pero era hora de irnos a casa, así que cogimos camino y nos fuimos.Llegamos a casa de Miguel sobre las diez de la noche. Raquel estaba cansadisima. Se despidio de nosotros y se fue a dormir.Miguel y yo nos quedamos en el salon de la casa charlando animadamente sobre lo bien que lo habiamos pasado.De repente hubo un silencio. Miguel me miró, yo lo miré y noté que sus ojos tristes ahora estaban felices.Me acerqué a él, y lo besé. Nuestras bocas se unieron en un largo y apasionado beso. Nunca habia sentido algo asi en mi vida.“Te amo” le dije, y él, mirandome a los ojos me respondio:“Yo te amé en el mismo momento que Raquel me habló de ti, sin conocerte ya te amaba y cuando te vi, fue como un angel que Dios me envió para que mi felicidad fuera plena” “te amo Maria” “quedate conmigo esta noche”.“si”… susurré “me quedare”.Nos levantamos del sofá y nos fuimos a la habitación. Hicimos el amor durante toda la noche. Fue la primera de infinidad de noches de amor que ibamos a disfrutar porque desde aquel dia me quedé a vivir con Miguel. Hice de mamá para Raquel y amé con toda mi alma a Miguel, y es el dia de hoy que lo amo con toda mi alma. Hace ya diez años que estamos juntos y felices, y jamas olvidare aquel dia en el parque donde conoci a mi querida niña Raquel que hoy está hecha una linda jovencita por la que suspiran muchos chicos, pero su padre y yo cuidamos de ella como el mayor de los tesoros.
FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog