jueves, 27 de agosto de 2009

ANOCHE DORMI CON MI VIEJA MUÑECA

Los años no pasan en balde para un cuerpo cada vez más arrugado, pero que en el interior de ese cuerpo... de esa piel arrugada, aún habita ese niño que fuimos una vez.. un espiritu infantil que no morirá hasta que no muera ese cuerpo... Un niño o una niña que aún le tiene miedo a la oscuridad... que no entiende la muerte... un ser infantil que no desea crecer... que en el fondo siempre desearia ser un niño... un eterno Peter Pan pero nada de eso es posible... y ese ser... se mira en el espejo... ve su cuerpo caduco y aún lleno de deseo de amar... de ser querido y amado... Y de repente.... cubre su cara con sus manos... cierra los ojos e imagina por unos momentos que vuelve a ser un niño...

ANOCHE DORMI CON MI VIEJA MUÑECA

Anoche dormí con mi vieja muñeca...
regresé a la niñez
y a los cuentos
de dulces hadas...
La hice un vestido con pétalos de rosas
y una corona blanca con manzanilla....
y unos zapatos verdes
con hojas de mis viñas,
y la canté una nana
como cuando yo era niña....
Y volviendo a la infancia
¡Aún me siento tan niña!



2 comentarios:

  1. Precioso...
    Todos seguimos siendo niños...pero unos lo aparentan menos que otros...

    ResponderEliminar
  2. gracias paco por leer. me alegra mucho que te haya gustado. muchos besos.

    ResponderEliminar

Archivo del blog