viernes, 31 de octubre de 2008

CANELO





CANELO


Tenia los ojos negros
y un remolino en el pelo
y su nombre era canelo
porque hablaba con los perros.

Cuando se sentó a mi lado
me sonrió sin recelo,
me invitó a su mantecado
y me contó de sus sueños.

Se reia abiertamente
como se rien los niños
y comenzó de repente
a preguntar por los mios,
y me dijo:
¿Para que sirve una bomba?
¿Quien ha inventado la guerra?
¿Porque muere una amapola?
¿Quien es el rey de la tierra?
¿Porque Dios nunca nos habla?
¿Para que han hecho el infierno?
¿Porque hay tantas amenazas?
¿Quien es el dueño del miedo?
¿Porque no matan el hambre?
y no supe contestarle....

Luego anduvimos por la playa
mirando hacia el horizonte,
viendo como el niño habla,
y como se calla el hombre,
y sobre la misma orilla,
entre la arena y la espuma,
anduvimos una milla,
y siguió haciendo preguntas,
y me preguntó:

¿Tu ya no juegas a nada?
¿Que significa ser viejo?
¿Que se gana haciendo trampas?
¿Está muy lejos el cielo?
¿El amor nunca se acaba?
¿Siempre hay alguien que nos manda?
¿De que color es el aire?
¿Tu no has hecho daño a nadie?
¿Porque se murio mi padre?
y no supe contestarle....

Tenia los ojos negros
y un remolino en el pelo
y su nombre era Canelo
porque hablaba con los perros.

PEDRO RUIZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog